Ahorro energético y arquitectura comercial

La Comisión Europea establece que en 2020 los edificios reduzcan el 20% de emisiones contaminantes, e incrementen su eficiencia energética el 20%. ¿Es un plazo realista en los edificios comerciales? ¿Cómo afrontan estas estructuras el ahorro energético?

Los hoteles, comercios, hospitales, centros de ocio y sedes de la Administración se sitúan entre las instalaciones de mayor consumo. Climatización, agua caliente sanitaria, luz, refrigeración y otros sistemas demandan energía 24 horas al día 365 días al año.

Ahorro energético y arquitectura comercial

Aislamiento térmico para reducir el consumo energético

Los estándares energéticos de viviendas, como el Passivhaus (casa pasiva, o hábitat pasivo), resultan difíciles de aplicar en edificios de uso terciario y alta demanda energética. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, los edificios comerciales consumen el 20% de energía final en España.

El aislamiento térmico eficiente representa la medida fundamental para reducir la demanda energética aplicado en fachadas y cubiertas. El tratamiento óptimo de cubiertas puertas y ventanas con el fin de evitar, en su conjunto puentes térmicos.

La eficiencia energética descansa, sobre todo, en medidas arquitectónicas: desde medidas pasivas basadas en la arquitectura tradicional, hasta el empleo de cerramientos de calidad y los materiales aislantes con baja transmitancia térmica.

Medidas pasivas arquitectónicas para el ahorro energético

Las medidas pasivas aprovechan el entorno para optimizar las necesidades de energía de un edificio. Desde hace siglos, la construcción de edificios tiene en cuenta elementos, como el clima, la topografía de la ubicación, o la orientación.

Las medidas pasivas para el ahorro energético se basan en adaptar las técnicas tradicionales a las necesidades del siglo XXI. Construir con cierta orientación permite que el edificio reciba luz solar durante más horas durante los meses fríos. En la actualidad implica la reducción de consumo eléctrico en luz y calefacción.

Para aprovechar la radiación solar como calefacción, o para limitar su calentamiento, existen múltiples soluciones arquitectónicas:

  • Chimenea solar.
  • Torres de enfriamiento evaporativo.
  • Muros Tombe.
  • Muros de agua.
  • Fachadas Ventiladas

Dentro de los Fachadas Ventiladas, destaca la gama StoVentec . El principio del  fachadas ventiladas se basa en la regulación de la humedad mediante la circulación del aire entre el parámento y el acabado.

Además de protección contra el clima exterior, la humedad del interior se conduce a través del camara de la ventilación. StoVentec aísla del frío, del calor, y reduce en 10 dB el ruido procedente del exterior.

¿En qué beneficia a un propietario el ahorro energético?

Las ventajas de la eficiencia energética no suelen apreciarse a primera vista, por ejemplo, los inquilinos de una oficina no se benefician de una certificación energética más alta del edificio. A nivel de propietario, los beneficios de la arquitectura sostenible se sustancian en un desarrollo económico efectivo:

  • Aumento del margen de beneficio por del ahorro de energía y agua.
  • Beneficios para la salud de los inquilinos de los nuevos (salubridad del aire, por ejemplo).
  • Incremento de la vida útil de los equipos y las instalaciones.

Importancia de la auditoría de ahorro energético

Los edificios de nueva planta ya se construyen basados en estándares energéticos eficientes según las normas UNE (antiguo AENOR). Los propietarios de las demás edificaciones pueden adoptar medidas tras una auditoría energética.

La auditoría abarca más campos que la búsqueda de puentes térmicos en el aislante de un edificio. En construcciones antiguas, existen costes ocultos debido a la obsolescencia de los equipos, o fallos en su mantenimiento.

Los edificios con rotación de inquilinos y modelos de negocio, corren el riesgo de sobredimensionar las instalaciones con nuevos equipos. La auditoría energética sirve para detectar esta clase de gastos (en dinero, energía y emisiones) que pasan inadvertidos.

Las empresas que cuentan con un Sistema de Gestión Energética, según la Norma UNE 216301, reciben una valoración positiva de la Administración para recibir contratos públicos.

Descubre las soluciones de ahorro energético para adaptar edificios comerciales a las normas UNE con el formulario de contacto de STO.